Voleibol


Salesianos Voleibol

Una historia que se hace cada día 

En los años 70 el voleibol en el colegio era un deporte con un gran arraigo. Buenos jugadores, pero con pocos medios para seguir subiendo en este deporte, pasaron por nuestros equipos, siendo algunos de ellos los pilares de un equipo cordobés, el del Colegio Virgen del Carmen, que se movió por categorías altas de la liga nacional.

Debido a esta huida de buenos jugadores y sobre todo a los pocos recursos de material y pistas, el voleibol tuvo un declive a principios de los 80, en los que prácticamente desapareció, quedándose limitado a un equipo por temporada. Pero pronto surgiría otro buen conjunto, el conocido como el “Capicúa” por la publicidad de sus camisetas, era un grupo de chavales con muchas ganas que nos deleitaban los sábados por la mañana con un nivel importante en un deporte tan poco común en el colegio como era en aquel entonces.

DSC_3311

No se sabe si debido a la expectación creada por ese equipo, a finales de los 80 se creó un grupo de chicos interesados en nuestro disciplina en categorías alevín e infantil. Mención especial a los entrenadores de aquellos tiempos, como Justo y Casado.

Y así, en esos años, surge un grupo de jugadores con ganas de hacer deporte, de los que algunos seguirán como entrenadores. Sin embargo este equipo no era de los que “levantaba pasiones” debido sobre todo a la poca consideración que se ha tenía en este colegio con nuestro deporte y a que los entrenadores y medios eran muy limitados (había que jugar incluso los partidos federados en el “enladrillado” del patio del pórtico de la Iglesia).

Pero a principios de los 90 el voleibol pasó a ser una alternativa en las disciplinas deportivas del colegio.

Fue en 1992 cuando un joven salesiano venido de las Islas Canarias, José Luis Aguirre “Pepelu” comenzó su andadura por el colegio como profesor de educación física. Pocos podían sospechar la repercusión que tendría el paso de esta persona por el colegio y la huella que ha dejado en nuestro deporte. Ese año se comienza con dos equipos en competición un alevín (capitaneado por los hermanos Campos) y un cadete, que se forma con algunos jugadores del equipo que comenzó en alevines años atrás en el que destacaba el jugador por su entusiasmo Rafa Ruiz y con la nueva incorporación de dos jóvenes valores por aquel entonces: Sergio Rodríguez y Miguel Ángel Rojas.

Este año y el siguiente hicieron pensar a lo más viejos del lugar: “¡el voleibol ha vuelto”!, mientras que los más jóvenes decían: “¡El voleibol existe!”.

Tras estos primeros años de este nuevo grupo de jugadores, el voleibol comienza a expandirse. En la temporada 93-94 ya tenemos 3 equipos, y surge un nuevo equipo que será el segundo valuarte del voleibol en el colegio: el infantil de Rafa Ruiz y Miguel Ángel Rojas. La labor de una nueva entrenadora, Lourdes Hoyos, hace que se empiece a fomentar el voleibol femenino.

En las temporadas siguientes la explosión es continua: nos abrimos paso entre los pesos pesados del colegio, el baloncesto y fútbol-sala, conseguimos nuevas pistas y mejor material, siguen subiendo el número de entrenadores (Daniel López, Leandro, Castillo, Sergio Rodríguez,…), y sobre todo empiezan a llegar niñas a nuestro deporte, como el “magnífico” equipo VOFESA que Lourdes formó y que fueron un revulsivo para que nuestro deporte fuera líder de audiencia en el colegio.

Portada grande voleibol 2014

El grupo que había creado Pepelu es un ejemplo de unidad y diversión dentro y fuera de la cancha. El testimonio ante el resto de los chavales que empezaron era impresionante, tratando de cuidar incluso más los valores de compañerismo y solidaridad que los personales e individuales. Para cumplir esto, resulta crucial que en el equipo no hubiera prácticamente bajas y la incorporación en años posteriores de excelentes jugadores y personas. Así podríamos recordar a algunos de esos jugadores que convivieron durante 4 temporadas (de la 92-93 a la 95-96) a Ruiz, Sergio, Álvarito, Casero, Rojas, Dani López, Juanjo, Dani Contreras, Pomeda, Moya, Polo, David chico, Javi el primo, Jose,… aunque la lista podría continuar hasta completar unos 30 nombres de jugadores que pasaron por ese equipo.

El equipo que se formó con Ruiz-Rojas fue la segunda gran promoción sacada de la era Pepelu. Desde el principio fueron los niños mimados de nuestro deporte, por la cantidad de chavales, por la calidad humana de ellos, y porque despertaban en los entrenadores y jugadores mayores un afán de abrirse camino y mejorar para que ellos estuvieran orgullosos.

Por este equipo pasaron decenas de jugadores. De entre ellos debemos nombrar a Javi, Correas, Juanma Ortega, Ibáñez, Porras, Pineda, Gonzalo, Aguayo,…

La realidad a partir de mediados de los 90  años lleva al voleibol a ser un deporte puntero en el colegio: puntero por seguir siendo un ejemplo de identificación con el deporte y de incremento de chavales y de nuevos entrenadores, por poseer una ideología propia, cercana y llena de valores, una forma de entender el deporte distinto a lo que se pensaba en el colegio, y encima abrirse camino con la misma.

751

A destacar que en 1996 un equipo de nuestra colegio participó por primera vez en los Juegos internacionales de Salesianos.

En los años siguientes hasta los primeros años del nuevo se continúan consiguiendo hitos: se crece en número de equipos llegando hasta 14 por temporada, se consiguen campeonatos de liga y nombramientos del mejor club de Córdoba por la federación de voleibol, algunos de nuestros jugadores son seleccionados para la selección cordobesa, se organiza un campeonato de Andalucía Infantil femenino en nuestro colegio, con la participación de uno de nuestro equipos dirigido por José Manuel Marañón,…

Tras ese período de esplendor, el voleibol sobre una recaída importante por algunos errores importantes en la dirección del club y por global carencia de equipos masculinos que afecta al voleibol cordobés, por lo que en los años 2004 y 2005 se cuentas con no más de 2 equipos femeninos por temporada.

Fue en el año 2006, con la vuelta de Miguel Ángel Rojas como entrenador del club tras dos años ausente, donde se comienza a formar unas nuevas generaciones de jugadores. Asumiendo hasta 7 equipos esa temporada en solitario, incluso uno infantil masculino,  consigue aglutinar un especial interés por nuestro deporte de nuevo en el colegio, y a su vez que algunos de estos jóvenes continuaran la labor que otros muchos tuvieron de jóvenes educadores, destacando muchos de los entrenadores que hacen posible que el voleibol continúe en los últimos años: Ricardo, Natalia, Eli,Lorena,… que además consiguen con su entusiasmo que antiguas jugadoras del club se animen a entrenar equipos.

752

Fue en 2009 cuando tras un año un tanto complicado, Ricardo Torronteras se hace cargo del club volviendo a levantar ese entusiasmo por el voleibol salesiano con la ayuda de entrenadoras como Eli, Lorena, Natalia jorrin, Natalia Mesa, Isa Lopez… en el año 2011 el club ya cuenta con equipo en todas las categorias, sacando incluso categorias masculinas; en 2013 el club continua con todas las categorias, ganando incluso 4 ligas en 2 temporadas y actualmente volviendo a consolidarse como un club referencia en el voleibol cordobes de base.

Como dice el dicho “Mirar atrás en nuestra historia es recordar quiénes somos”. Eso nos hace ver que estar mas 30 años  ininterrumpidos siendo un referente de un deporte no es fácil, pero más difícil es, que los cientos de personas que han pasado por nuestra sección tengan un buen recuerdo y se hayan llevado nuestros valores a su paso. Esta es, sin duda, nuestra gran victoria.

Portada 1

Club deportivo salesianos Córdoba